Fútbol, ciencia e historia, rumbo a Rusia2018

>>Fútbol, ciencia e historia, rumbo a Rusia2018

Rodeados de fotos de las hazañas deportivas de Ghiggia, Sciaffino y Obdulio Valera, y también de los equipos uruguayos que triunfaron en diferentes ediciones de la Copa América a lo largo de la historia, el martes 22 de mayo se realizó el primer Pasteurizarte 2018 en el Institut Pasteur de Montevideo con la propuesta de hablar sobre el vínculo entre fútbol y ciencia.

La consigna era presentar algunas opciones que diferentes disciplinas científicas hoy pueden ofrecer al deportista para mejorar su rendimiento físico, y sobre eso conversaron los investigadores Carlos Escande, Lucía Spangenberg y Gregorio Iraola, del Institut Pasteur de Montevideo.

La actividad también recibió, como invitado especial, al ex futbolista de la selección uruguaya Andrés Scotti, que participó para contar su experiencia como deportista de elite y también como director del nuevo Centro Deportivo Integral Enfoque, como una institución que busca dar herramientas a la sociedad para que cuide su salud a través del deporte.

Además, como es tradición, la actividad incluyó una muestra artística, que en este caso consistió en fotografías que integran la exposición itinerante perteneciente al Museo del Fútbol.

Este Pasteurizarte fue una oportunidad no solo para hablar de algunas investigaciones de vanguardia sino también para desterrar algunas opciones que hoy se ofrecen como herramientas para mejorar el rendimiento deportivo pero que carecen de respaldo científico comprobable.

Sobre eso habló la Dra. Lucía Spangenberg, de la Unidad de Bioinformática, que abordó el tema desde la genética, para contar qué se sabe actualmente sobre los genes vinculados con el rendimiento físico y cómo la genómica puede ayudar hoy a los deportistas de elite.

Por su parte, el Dr. Gregorio Iraola, también de la Unidad de Bioinformática, habló sobre cómo las bacterias presentes en el intestino pueden tener impacto en el rendimiento del futbolista. En ese sentido, hizo referencia a la importancia de conocer la microbiota intestinal –que es única de cada individuo– para adecuar la dieta a esas características, pues se ha detectado que existen ciertas bacterias que están presentes y/o en mayor abundacia en atletas de elite y tienen implicancias en el rendimiento físico.

Iraola también habló sobre herramientas novedosas como el transplante y el doping fecal, que aún no son una realidad extendida pero que cuentan con varios estudios en desarrollo.

Asimismo, el Dr. Carlos Escande, responsable del Laboratorio de Patologías del Metabolismo y el Envejecimiento, inició la jornada presentando los conceptos básicos vinculados a la importancia de la práctica del deporte para el buen funcionamiento del organismo, y cómo la actividad física es clave para el envejecimiento saludable.

Citó también investigaciones recientes sobre una molécula llamada NAD+ que había sido analizada hace décadas y luego olvidada, pero que a principios de este siglo se volvió a estudiar para hallar importantes vínculos con el envejecimiento saludable.

Al terminar las charlas científicas habló Andrés Scotti, quien compartió algunas anécdotas para mostrar cómo ahora el futbolista tiene más presente la importancia de la buena alimentación y el cuidado de la salud en su actividad profesional.

Habló también del nuevo Centro Deportivo Integral Enfoque, que supuso la instalación en el barrio de un club que ha motivado a mucha gente de la zona a hacer una actividad física. Contó que a solo un mes de inaugurar tienen unos 2.400 socios y que de ellos 800 son adultos mayores, muchos de los cuales nunca habían hecho actividad física.

Para cerrar la presentación habló el Dr. Mario Romano, director del Museo del Fútbol, quien compartió anécdotas sobre la evolución de la práctica del fútbol en Uruguay, el origen de la camiseta celeste que hoy usa la selección uruguaya, y el vínculo que tiene la historia del fútbol con la historia del país en general.

La jornada finalizó con una recorrida por la exposición de fotos que se podrá ver por unas semanas en el Hall del instituto (Mataojo 2020).