Coronavirus en Uruguay: origen y momento de ingreso al país

>, Novedades>Coronavirus en Uruguay: origen y momento de ingreso al país

.

Las primeras cepas de coronavirus que llegaron a Uruguay podrían haber ingresado desde fines de febrero procedentes de España y Canadá, a las que se sumaron, en la primera semana de marzo, otras procedentes de Australia.

Así reveló el estudio realizado por investigadores del Institut Pasteur de Montevideo y del Laboratorio de Virología Molecular de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República (Udelar) que secuenciaron el genoma completo de los coronavirus identificados en 10 de los primeros pacientes con COVID-19 confirmados en Uruguay. Con estos resultados, presentados el 15 de abril (2020), el país se suma a los siete países de América Latina que ya secuenciaron el genoma del SARS-CoV-2.

Según Gregorio Iraola, responsable del Laboratorio de Genómica Microbiana del IP Montevideo y coautor líder del estudio, cepas similares a las introducidas desde España también se han detectado en Chile, lo que indica la propagación del virus en la región. En tanto, las cepas uruguayas no están relacionadas a las de otros países de la región como Ecuador, Brasil y Argentina.

De las 10 cepas analizadas en Uruguay, siete conforman el grupo con posible origen en España, las cuales pertenecen a una variante que ha adquirido mutaciones específicas y que circula en todo el mundo.

.

Las mutaciones ocurren naturalmente en todos los organismos, y son el mecanismo por el cual pueden adaptarse a distintas condiciones del entorno. En el caso de los virus, algunas mutaciones pueden otorgarles mayor o menor capacidad de transmisión, de infectar a otras especies o de escapar a la respuesta del sistema inmune del organismo que infectan.

Esas mutaciones también seguirán ocurriendo en las cepas que circulan en Uruguay, y de hecho, el análisis también detectó algunos cambios locales específicos. Esto evidencia, señaló Iraola, que este proceso puede ocurrir rápidamente después de la introducción del virus.

¿Cómo saber?

La identificación de la procedencia de las cepas que circulan en el mundo es posible, en primer lugar, gracias al esfuerzo de la comunidad científica internacional que desde la aparición del nuevo coronavirus han secuenciado las cepas circulantes.

Luego, cada genoma secuenciado es registrado en la base de datos Global Initiative on Sharing All Influenza Data (GISAID) que, con sede en Alemania, actualmente reúne más de 2.500 genomas de diferentes países del mundo.

A medida que se secuencian esos genomas, los científicos pueden comparar las secuencias locales con las demás, identificar similitudes genéticas y así determinar la procedencia del virus.

En tanto, como los genomas son registrados en la GISAID con la fecha en que fueron tomadas las muestras de los pacientes con el virus, es posible identificar la ventana temporal en la que ocurrieron las mutaciones presentes y saber en qué momento llegó la cepa al país.

¿Qué implica?

Por el momento hay poca información a nivel internacional sobre las particularidades de cada cepa, pero tener la información genética de las que circulan en Uruguay podrá ayudar en el futuro a identificar si alguna es más virulenta o si afecta en especial a cierto grupo de la población, y eventualmente tomar medidas sanitarias al respecto.

Además, Iraola destacó que la tecnología usada para esta secuenciación —denomina Oxford Nanopore— ofrece resultados en menos de 24 horas, lo que ayuda a obtener información del comportamiento epidemiológico casi en tiempo real durante el transcurso de una epidemia.

Junto a Iraola participaron como coautores Pilar Moreno y Gonzalo Moratorio, pertenecientes a Facultad de Ciencias y del Institut Pasteur de Montevideo, y las investigadoras Florencia Díaz Viraque, Cecilia Salazar y Maríanoel Pereira, también de ambas instituciones, que trabajaron directamente en la secuenciación de los genomas.