Investigación multicéntrica identificó cepas de Leptospira que circulan en Uruguay

>>Investigación multicéntrica identificó cepas de Leptospira que circulan en Uruguay

En un trabajo pionero, un equipo de investigadores de DILAVE “Miguel C. Rubino” – MGAP, el INIA, la Universidad de la República y el Instituto Pasteur de Montevideo identificó por primera vez las cepas patógenas de la bacteria Leptospira que circulan en Uruguay.

Esta bacteria es la causante de la leptospirosis, una enfermedad infecciosa que afecta al ganado bovino generando un alto impacto económico en el sector ganadero, pero que además puede contagiarse a seres humanos, en especial trabajadores rurales, de frigoríficos, veterinarios, entre otros.

La identificación de las bacterias específicas para el país permitirá, en el futuro cercano, mejorar el diagnóstico de la enfermedad, desarrollar vacunas más eficaces y proteger al ganado de infecciones por esta bacteria, que también puede afectar a perros, caballos, cerdos y ovejas.

El trabajo —que ya inició su segunda fase— es parte de un proyecto conjunto iniciado en 2015 por las cuatro instituciones, y los resultados más recientes fueron publicados en la revista científica PLoS Neglected Tropical Diseases. En el artículo, los investigadores describen la identificación de 40 cepas que causan la enfermedad en el país, lo que supone una cantidad inesperada de especies y variedades.

Asimismo, al analizar la orina de casi 1.000 bovinos de establecimientos de todo el país hallaron que aproximadamente 20% son portadores de alguna variedad de estas bacterias, lo que también representa un riesgo sobre todo para los trabajadores que están en contacto diario con estos animales.

El proyecto

El proyecto interinstitucional “Creación y caracterización de un banco de cepas de Leptospira spp. aisladas de casos de leptospirosis bovina en Uruguay” que da origen a esta investigación se planteó como objetivo crear un banco de cepas de Leptospira, aisladas a partir de ganado vacuno infectado.

Sobre esa base, durante tres años, cada institución ha aportado capacidades complementarias, desde la obtención de muestras a partir de ganado bovino a campo y en frigoríficos, hasta el aislamiento microbiológico de cepas de las bacterias patógenas y el análisis detallado de su identidad.

La primera fase del proyecto consistió básicamente en el aislamiento y la tipificación de las cepas, además de la puesta a punto de las técnicas moleculares necesarias para el trabajo. Como resultado también se creó un cepario que ya contiene más de 60 cepas. Ahora, en el inicio de una segunda fase, se buscará consolidar la información epidemiológica a nivel nacional, así como el análisis de la capacidad protectora de las diferentes variedades aisladas en vacunas experimentales.

En ese sentido, el proyecto logró generar un equipo multicéntrico, colaborativo y multidisciplinario enfocado en un problema real de gran complejidad y con impacto directo en salud animal y humana. Gracias a esta experiencia, en el país se han formado y se siguen formando recursos humanos de muy alta capacitación, integrando habilidades en enfermedades infecciosas de grandes animales, microbiología, biología molecular, e inmunología hacia el desarrollo moderno de vacunas.

En este trabajo, la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) ha sido un actor fundamental, articulando la financiación principal del proyecto, que también contó con recursos de INIA y de empresas ligadas al sector de la salud animal (Virbac Uruguay SA, Prondil y Laboratorios Microsules).

La leptospirosis: Por qué es importante

La leptospirosis, una de las zoonosis más extendidas mundialmente, es una enfermedad transmisible que afecta a animales y a seres humanos, causada por las especies patógenas del género Leptospira.

En bovinos, la infección aguda de terneros causa septicemia y alta mortalidad, y en vacas desencadena abortos, nacimiento de crías débiles, mastitis y agalactia (disminución o falta de leche materna después del parto).

La infección crónica redunda en la disminución de la eficiencia reproductiva del rebaño y aumento del intervalo entre partos, por lo que su aparición tiene un alto impacto en el área veterinaria y de salud animal.

En el ser humano, la infección se puede adquirir a través del ambiente contaminado o directamente a partir del contacto con la orina de animales infectados, y el trastorno originado puede presentar signos clínicos severos. Aunque la leptospirosis responde bien al tratamiento con antibióticos, si no es diagnosticada y tratada adecuadamente puede ser mortal.

Cómo se controla

Frente a los casos declarados se deben usar antibióticos para curar la enfermedad, tanto en animales como en humanos. Si bien existen algunas vacunas disponibles para el control preventivo de la leptospirosis en animales —que conllevan a protección indirecta para el ser humano—, la variabilidad antigénica del género Leptospira resulta en una gran diversidad de cepas variantes, que imponen un desafío importante para el diagnóstico, y sobre todo para la formulación de vacunas eficaces, que se elaboran con bacterias inactivadas.

Para proveer protección, las vacunas deben incluir las variantes de cepas que efectivamente circulan en una región determinada, pues el uso de variedades diferentes no confiere protección alguna.

Enlace al artículo en PLOS Neglected Tropical Diseases.

Citation: Zarantonelli L, Suanes A, Meny P, Buroni F, Nieves C, et al. (2018) Isolation of pathogenic Leptospira strains from naturally infected cattle in Uruguay reveals high serovar diversity, and uncovers a relevant risk for human leptospirosis. PLOS Neglected Tropical Diseases 12(9): e0006694. https://doi.org/10.1371/journal.pntd.0006694