Presentación del Centro de Innovación en Vigilancia Epidemiológica (CiVE)

>, Novedades>Presentación del Centro de Innovación en Vigilancia Epidemiológica (CiVE)

.

La ciencia, la cooperación internacional y el aporte de actores públicos y privados de Uruguay y otros países se dieron la mano para crear el Centro de Innovación en Vigilancia Epidemiológica (CiVE), cuya presentación se realizó el martes 23 de junio en el Instituto Pasteur de Montevideo (IP Montevideo).

Con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores, este proyecto es un trabajo conjunto entre el instituto, la Universidad de la República (Udelar) y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y está basado en el concepto de “una sola salud”, que enfatiza la idea de que la salud de las personas está conectada con la salud de los animales y del ambiente.

Entre sus objetivos, el CiVE buscará identificar patógenos que puedan afectar a personas y animales, desarrollar métodos de diagnóstico de enfermedades infecciosas, investigar brotes para comprender patrones de transmisión de microorganismos, realizar el seguimiento de resistencia a antibióticos y colaborar en el desarrollo de vacunas.

En la presentación del centro participaron el ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Talvi; el Rector de la Udelar, Rodrigo Arim; el presidente del INIA, José Bonica; y el director del IP Montevideo, Carlos Batthyány. Asimismo, estuvieron presentes los donantes fundacionales del CiVE, y los ministros de Salud, Daniel Salinas, y de Educación y Cultura, Pablo Da Silveira. En el público también se estaba la ex primera dama Mercedes Menafra, viuda del Dr. Jorge Batlle.

.

El ministro Ernesto Talvi comenzó la oratoria recordando las palabras del expresidente Jorge Batlle al momento de firmar el acta fundacional del IP Montevideo en 2004: “Lo que estamos haciendo hoy es de las cosas más trascendentes y más importantes que se pueden hacer por un país. Nos va a obligar a los uruguayos a ser mejores. Nos va a colocar en condiciones de hacer algo que nunca imaginábamos poder hacer”, citó.

Talvi también destacó el orgullo que significa para él “presentar el Centro de Innovación en Vigilancia Epidemiológica y así honrar la memoria y la obra del Dr. Jorge Batlle”. Asimismo, felicitó a todo el sistema científico nacional por la iniciativa que “será un centro modelo a nivel internacional y regional para identificar patógenos que puedan generar emergencias sanitarias, prevenirlas y neutralizarlas”, dijo.

El ministro agradeció, además, a los donantes nacionales por su generosidad, así como a las embajadas de Reino Unido, Francia y EEUU, y a la simbólica donación de un pasajero del Greg Mortimer por el reconocimiento a la tarea humanitaria que ha realizado el Uruguay durante la pandemia. El canciller cerró su exposición resaltando que “Uruguay es mucho más continuidad que cambio, y dentro de 15 años, así como el Dr. Jorge Batlle estuvo aquí hace unos 15, habrá otra persona hablando, seguramente para presentar otro centro de vanguardia e impulsar el trabajo científico de excelencia en nuestro país”.

Por su parte, el rector Rodrigo Arim hizo referencia a la importancia de fomentar y desarrollar proyectos a largo plazo para fortalecer las capacidades del país, y subrayó que los esfuerzos para concretar este tipo de instancias han hecho “converger actores individuales e institucionales con procedencias políticas diversas”.

“Las apuestas de largo plazo implican tener la capacidad de reconocer los avances institucionales e individuales de cada ámbito específico de conocimiento. Hacerlos dialogar y protegerlos de los vaivenes de la vida política, protegerlos de la vida económica, sostenerlos en el largo plazo para que le den bienestar a nuestra sociedad”, afirmó.

Sobre el aporte del centro, Arim señaló que “irá en encuentro de innovar, de hacer dialogar a los responsables de políticas institucionales, como el Ministerio de Salud Pública o el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca con la Academia y con los centros de investigación”.

En su exposición, José Bonica, presidente del INIA, resaltó el compromiso con el concepto de “una sola salud”. “Nos comprometemos a que este concepto lo llevemos adelante. Es un lindo desafío, pero estos tiempos de pandemia, de crisis, tienen cosas buenas, positivas, fortalezas. Lo que están viendo hoy es una muestra de eso”, aseguró.

Una carta que desafía al tiempo

Por su parte, Carlos Batthyány subrayó que el CiVE no busca sustituir a los órganos rectores en materia de vigilancia epidemiológica, que están bajo la órbita del Ministerio de Salud Pública o el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, en particular, en sus áreas respectivas. En cambio, buscará propiciará un trabajo de red con esas instituciones «para aportar soluciones innovadoras y soluciones nacionales a problemas nacionales».

Batthyány hizo hincapié en la importancia de apoyarse en la ciencia ante circunstancias como la actual pandemia y destacó el papel de los científicos jóvenes en la búsqueda de soluciones para la lucha contra el virus. “Teníamos un sistema científico que estaba preparado para jugar, pero nunca habíamos jugado un partido en la liga mayor. Nos tocó jugar en la liga mayor y los jóvenes lograron jugar sin ningún complejo. Lograron jugar como juegan los jugadores uruguayos cuando van al extranjero: hacen cosas de primerísimo nivel que nada tienen que envidiar”, afirmó Batthyány.

Para terminar, Batthyány compartió un pasaje de una carta sobre la cual reveló datos luego de leerla. El pasaje detallaba:

La revolución científico-tecnológica está produciendo ya profundas mutaciones en los países industrializados. El desarrollo de estos países, centrados hasta la actualidad en las industrias, coló su transformación profunda con la irrupción de la informática, la robótica y la biotecnología.

Este proceso está caracterizado por la importancia de las inversiones realizadas en el campo de la investigación científica básica y tecnológica. A la defensa de un espacio físico, conocido como Propiedad de la tierra, un espacio económico, propiedad de los medios de producción, siguió en este último período la defensa de un espacio del conocimiento y lo tecnológico.

Así, el control de la tecnología y la capacidad de creación de conocimiento constante, es hoy en día la piedra angular del desarrollo de los países.

Es necesario comprender que un elemento distintivo del avance tecnológico de esta época, es la proximidad de la ciencia básica, ciencia guiada por la curiosidad y la actividad productiva. Y que cualquier intento de acompasamiento, aún parcial y limitado, de nuestro país, al desarrollo contemporáneo, pase inevitablemente por la formación de un grupo de científicos.

Batthyány destacó que a pesar de la actualidad que tenía este texto, la carta había sido escrita en enero de 1984 por el Dr. Ricardo Ehrlich, quien luego fue presidente del Consejo de Administración del IP Montevideo hasta hace pocas semanas, junto al ex decano de la Facultad de Medicina, Eduardo Touya; el ex decano de la Facultad de Ciencias, Mario Wschebor, y el académico Guillermo Dighiero, quien en 2006 se transformó en el primer director del IP Montevideo.

El CiVE y su futuro

Para lograr sus objetivos, el CiVE trabajará en tres áreas:

1)         Microbiología molecular, que permitirá aislar e identificar microorganismos y desarrollar métodos de diagnóstico

2)         Secuenciación genómica, con tecnologías para conocer la información genómica de los patógenos

3)         Automatización y robótica, que optimizará el desarrollo de procesos.

Ubicado en el Instituto Pasteur de Montevideo, el centro ocupará un área de 150 metros cuadrados que comenzará a construirse a la brevedad. Contará con un sector para investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), y otro destinado a servicios tecnológicos. Todo el trabajo estará enfocado en contribuir con el sistema de salud, las industrias y los organismos regulatorios.

…………………………………………………………………………………….

Video de presentación del CiVE

Con el impulso y el aprendizaje recogido durante la pandemia de COVID-19, el CIVE busca apoyar al país para el control de nuevos brotes y la toma de decisiones sanitarias.

Esta iniciativa es fruto del camino recorrido por el sistema científico nacional en conjunto y es posible gracias al apoyo de los siguientes donantes:

  • John Christian Schandy

  • Roberto Palermo, presidente de la Banca de Quinielas

  • Cámara de Especialidades Farmacéuticas y Afines (CEFA)

  • Embajada del Reino Unido en Uruguay

  • Embajada de Francia en Uruguay

  • Carlos Abboud

  • Sylvie y Max Patissier

  • Empresas Saceem y L’Oréal, como parte de la Cámara de Comercio Francesa de Montevideo.

  • Embajada de Estados Unidos en Uruguay

A continuación de las imágenes compartimos la transcripción de los discursos de los donantes que hablaron durante la ceremonia.

.

.
Los expositores junto a los donantes (izq. a der.): Embajador de Francia, Hugues Moret; rector de Udelar Rodrigo Arim; John Christian Schandy; Gustavo Zerbino, presidente de CEFA, canciller Ernesto Talvi, director del IP Montevideo, Carlos Batthyány; Roberto Palermo, presidente de La Banca de Quinielas de Montevideo; José Bonica, presidente del INIA; Embajador del Reino Unido Ian Duddy; Isabel Pallas en representación de Carlos Abboud. En la foto faltan el Embajador de EEUU Kenneth George, y Sylvie y Max Pattisier.

.

.

.A

.

.

Transcripción de los discursos de los donantes

Roberto Palermo
Presidente de La Banca de Quinielas de Montevideo  

Sr. Canciller, Ernesto Talvi. Señores Embajadores. Autoridades nacionales. Público en general. Amigos periodistas. Simplemente un minuto para explicarles por qué nuestra organización ha realizado esta donación. En primer lugar, yo diría por una palabra muy común entre nosotros, que es “solidaridad”.

Creo que si la pandemia generó un sentimiento en los uruguayos fue justamente el de querer ayudar a solucionar este problema. Todos queríamos hacer algo, y este es nuestro pequeño grano de arena en pro de solucionar este tema. En segundo lugar, por reconocimiento a todos los que trabajaron para evitar que se desarrollara este virus.

Me estoy refiriendo al Gobierno, que actuó con determinación, con políticas inteligentes. Me estoy refiriendo a las autoridades de la Universidad y del Instituto Pasteur, que con mucha previsión, ya en febrero estaban investigando cómo secuenciar los reactivos para poder hacer el kit uruguayo, sin que existieran en ese momento políticas públicas, se adelantaron, y eso le permitió al Uruguay reaccionar con rapidez y ser hoy un ejemplo en el mundo, por lo cual los uruguayos, creo que todos nos sentimos muy orgullosos.

Ha reverdecido este sentimiento de nacionalismo. Y creo que también, el agradecimiento debe extenderse a la población en general, que acató todas las medidas, siendo también y dando un ejemplo. Ahora, quiero comentarles, y por eso acepté esta invitación a hablar, de decirles que las pandemias generan cambios sociológicos y culturales. Y uno de los cambios es que los uruguayos estamos reconsiderando cuál es nuestro rol en la sociedad. Estamos pensando ahora cómo salimos del otro problema, que es el problema económico.

Entonces, algunos plantean Keynes, que el Estado invierta para encender la chispa del motor de la economía, pero todos sabemos que ese camino solo no puede ser, porque Keynes, ya en la década del ´70, según la situación que se llamó “estanflación”, y acá el economista seguramente va a recordar, que era el estancamiento, era inflación con desempleo. Y después vino la época del Liberalismo, vino la escuela de Hayek, y eso duro hasta el 2008, cuando saltó la crisis en Estados Unidos, donde el Liberalismo no fue suficiente porque no hubo controles.

Entonces, ¿qué tenemos que hacer ahora para encender la chispa de la economía, cómo salimos adelante? Porque Uruguay no va a salir adelante con esta matriz productiva de exportar solamente commodities.   Entonces tenemos que poner ingenio y andamos todos con ganas acá de hacer proyectos, disruptivos.

Fue otra de las razones por las cuales invertimos en este proyecto, porque queremos iniciar un relacionamiento con el Instituto Pasteur y con los distintos organismos públicos. Porque creo que llegó el momento en que, el esfuerzo del capital público y el capital privado deben unirse en fondos de inversión, como han hecho otros países.

Estamos fomentando esta idea. Hemos tenido receptividad a nivel de Gobierno y creo que es lo que tenemos que llevar adelante. Es decir, crear fondos con capitales públicos y privados para desarrollar ideas disruptivas, como las que fomenta la Universidad de la República y el Instituto Pasteur. Y ahí nosotros vamos a apoyar. Vamos a apoyar esos proyectos disruptivos para que el Uruguay pueda aportar biotecnología, para que el Uruguay pueda exportar servicios de tecnología.

Así que, un poco mirando la leyenda que ví acá, “vivir no es solo una palabra”, es verdad, son acciones también. Y las vamos a hacer. Así que muchas gracias por esta oportunidad.

.

.

Gustavo Zerbino
Presidente de la Cámara de Especialidades Farmacéutica y Afines (CEFA)

Como presidente de CEFA, que representa a todos los laboratorios de investigación científica del Uruguay, y como uruguayo, es un orgullo para mí que hoy estén acá tres Ministros del Gobierno, apoyando la investigación científica. El Instituto Pasteur, una locomotora de investigación científica que arrancó con un sueño que hoy es realidad, y los árboles se conocen por sus frutos. La Universidad de la República, el INIA, con todos estos conceptos que hoy al Uruguay lo pusieron en primer lugar en el mundo.

Tenemos un sistema de investigación y desarrollo en Uruguay que nos puso en primera línea y hoy el mundo nos admira por eso. Tenemos que aprovechar esta oportunidad, para que esto se internalice, se automatice y se haga carne. Hoy el país está destinando un  04 % del PBI y como bien dijo Carlos, los países que realmente son ricos son los que invierten más en investigación y desarrollo, y creo que hay que hacerlo.

Hoy el mundo entero está esperando que aparezca una vacuna y eso implica mucho trabajo, muchos planes estratégicos, mucha investigación. El Uruguay ya demostró al mundo que está capacitado para hacerlo en escala. Tenemos 7500.000.000 de personas a las que les podemos vender valor agregado, si acá investigamos, atentamos y vamos a vender investigación de primer nivel, como fueron los kits de diagnóstico, y todo lo que hicieron los asesores científicos a un Gobierno que mostró liderazgo, compromiso y una población que respondió 100% a lo que pedían.

Yo creo que este partido recién empieza, que no hay que dormirse y hay que seguir mirando la meta y tomando acción diaria. Por eso los planes son fundamentales. Y estoy muy contento, que se haga realidad y que los laboratorios de investigación científica apoyen, hagan transferencia know how y utilicen al Instituto Pasteur para desarrollar cosas que el Uruguay está apto para recibirlos y devolverles conocimiento y capacidad.

Asi que, Felicitaciones Carlos, a ti y a todos los que están liderando este movimiento. Muchas gracias.

.

Embajador del Reino Unido en Uruguay
Embajador Ian Duddy

Gracias al Canciller, al Instituto y a las autoridades por convocar a esta reunión muy importante hoy. Como embajador británico es un placer estar aquí con ustedes. Esta pandemia nos demostró una vez más, la importancia de la coordinación y la cooperación internacional, de trabajar juntos por un objetivo común para el bien de todos.

Estoy muy de acuerdo con mi colega francés, así que, a nivel internacional, la única forma de trabajar es conjuntos. Por eso hemos decidido contribuir a Uruguay con U$S 90.000 de fondos para enfrentar el Coronavirus. La mayoría está dirigida a este nuevo Centro. Uruguay ha demostrado ser un ejemplo a nivel mundial, con científicos de primer nivel, trabajando codo a codo con la industria y el sistema de salud, desarrollando kits de diagnóstico, respiradores y otros insumos en tiempo record. Así que, felicitaciones por eso. Nos complace apoyar la creación de este nuevo Centro. Además contará con equipamiento y tecnología británica de la empresa Oxford Nanopore Technologies.

Estamos seguros de que este nuevo Centro será clave para que el país siga estando a la vanguardia y preparado para enfrentar lo que pueda ocurrir en el futuro. Yo creo que es importante también destacar la colaboración internacional, y por eso estamos apoyando a la Organización Mundial de la Salud y la Gavi, la Alianza para las vacunas, con más de U$S 2000.000.000.

Hoy en día el Reino Unido es uno de los mayores donantes en el tema de salud global. Estamos apoyando a AstraZeneca y Oxford University y también Imperial College, que  ahora están avanzando en sus investigaciones para encontrar una vacuna. Ojalá que tengamos una vacuna lo antes posible. Pero el segundo desafío es fabricarlo y producirlo en escala, y ningún país puede hacerlo solo. Así que por eso es un placer trabajar con Uruguay y también trabajar a nivel global.

Mucha suerte a todos, mucha suerte con el nuevo Centro. Gracias.

.

Embajador de Francia en Uruguay
Embajador Hugues Moret

Buenas tardes a todas y a todos. Carlos Batthyani me ha dado un minuto para hablar. Como soy un diplomático disciplinado, me ajustaré a esta disciplina científica. Algunas ideas, cuatro en realidad, que me parecen fundamentales:

1/ Primera idea: debe existir una diplomacia de la Salud.

Cada país debe tener una diplomacia fuerte de la salud, por lo que celebro el compromiso del ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Talvi. Diplomacia de la salud por parte de los diplomáticos nacionales, pero también se necesita un multilateralismo de la Salud. Para Francia, la OMS es una llave maestra en este dispositivo. Las pandemias son globales la respuesta de la salud debe ser global. Todo aquello que contribuya a debilitar este multilateralismo solidario va en sentido contrario.

2/ Segunda idea: No hay un sistema de salud fuerte y organizado sin institutos de investigación poderosos y organizados.

El Institut Pasteur de Montevideo es, en este sentido, una joya, un diamante negro. Desde su creación ha adquirido toda la legitimidad científica, a nivel nacional, pero también a nivel regional e internacional. El Institut Pasteur de Montevideo es uno de los buques insignias de la red internacional pausteriana establecida en torno al Institut Pasteur de París.

Francia contribuyó con la creación del Inistitut Pasteur de Montevideo a partir de un acuerdo entre los presidentes Jorge Batlle y Jacques Chirac. Francia es miembro de su consejo de administración. Francia ha apoyado financieramente desde el comienzo al Institut Pasteur de Montevideo, continúa haciéndolo y aumentará su apoyo en el futuro. El apoyo de Francia es incondicional.

3/ Tercera idea: La pandemia del COVID 19 hizo que el Instituto Pasteur de Montevideo ingresase a una nueva dimensión.

El Institut Pasteur de Montevideo se transformó, de la noche a la mañana, en una pieza clave de la respuesta sanitaria global del Uruguay para luchar contra el COVID 19. No la única, por supuesto, y felicito aquí a la UDELAR a través de su rector Rodrigo Arim. Es la razón por la que Francia decidió contribuir con el Centro de Innovación y vigilancia epidemiológica desde su fundación. Este nuevo laboratorio tendrá una dimensión regional y hará brillar al Institut Pasteur de Montevideo y a sus investigadores. Es un honor hacerlo; es una obligación hacerlo.

Francia decidió participar en esta creación generando un “pack Francia”: junto a su contribución nacional se agruparon las magníficas y generosas contribuciones de mecenas individuales y de empresas de la Cámara de comercio franco-uruguaya. Permítanme citarlos uno a uno: Carlos Abboud, Sylvie y Max Patissier, SACEEM y L’Oréal. En total, el “pack Francia” representa: 66 405 dólares de apoyo financiero.

Me siento muy orgulloso y agradezco calurosamente a estos mecenas agrupados bajo la bandera tricolor. Concluiré diciendo lo siguiente: el futuro pertenece a las asociaciones público/privadas. Pero estas asociaciones no eximen el fortalecimiento del marco de una política pública de la ciencia y de la investigación, ambiciosa y dotada de medios presupuestales, aquí en Uruguay, como en todo el mundo.

Muchas gracias.

.

Embajador de los Estados Unidos en Uruguay
Embajador Kenn S. George

En nombre de los Estados Unidos de América es un gusto para nosotros hacer un aporte para este nuevo Centro de Innovación en Vigilancia Epidemiológica. Estamos comprometidos con que exista una fuerte colaboración científica entre nuestros países y el resto del mundo. Uruguay ha demostrado su capacidad de primer nivel en la lucha contra la COVID-19, con el desarrollo de sus propios tests y la secuenciación del genoma del virus. Ningún país ha hecho un mejor trabajo al controlar esta pandemia mortal como los ciudadanos y el gobierno de Uruguay. Sin duda, este centro tendrá un rol muy importante, no solo para avanzar en estudios que ayudarán a proteger a la región de pandemias futuras, sino también para atraer a otras personas a venir a Uruguay por su desarrollo tecnológico. Juntos podemos encontrar maneras innovadoras de mantener a nuestras comunidades sanas y seguras.

.

.